Dietas detox, ¿realmente funcionan?


Desde hace un tiempo he visto un incremento en la popularidad de las dietas ¨detox¨. Estas están centradas en el concepto de que algunos alimentos tienen propiedades purificadoras en el organismo, aunque muchos usuarios lo hacen con el fin de perder peso rápidamente. Lo más interesante del caso es que estas técnicas ni siquiera son necesarias, ya que el cuerpo tiene formas de ¨desintoxicarse¨ una vez tomamos hábitos alimenticios saludables. Las dietas ¨detox¨ más utilizadas son las basadas en jugos de frutas y vegetales, como las que utilizó Joe Cross en su documental ¨Fat, Sick and Nearly Dead¨. En este documental, Joe Cross decide bajar 100 libras de peso utilizando zumos de frutas y vegetales, lográndolo exitosamente. A nuestro entender, esto es una práctica drástica y podría tener repercusiones.


Lo primero es que, aunque el cuerpo está diseñado para tolerar consumos bajos de calorías e incluso inanición por tiempo prolongado, no toleramos bien cambios tan drásticos y el cuerpo luchará arduamente por volver a su equilibrio original, o sea, que si uno ha tenido un sobrepeso de 100 libras por varios años, el cuerpo tomará como referencia ¨normal¨ ese peso excesivo y buscará formas para mantenerlo. Esto provocaría una tendencia al rebote. Por otra parte, las frutas y vegetales, aunque son excelentes fuentes de nutrientes, no contienen el total del requerimiento nutricional que se necesita para el buen funcionamiento del individuo. Un ejemplo clásico de esto es el vegetarianismo estricto, que si no es acompañado con una debida suplementación puede resultar en deficiencias como la anemia. Por último, está la carga psicológica que conlleva este tipo de restricción, muchas de las personas que la realizan terminan cayendo en sus hábitos anteriores.


Es probable que el problema sea a causa de que las personas que utilizan estas dietas, por lo general, esperan a un punto en el cual necesitan ayuda rápida y por esto acuden a recursos drásticos. Nuestra recomendación es no esperar al punto de tener que recurrir a estos métodos y, aún en los casos drásticos, proceder con técnicas que nos lleven a una pérdida moderada de grasa a través del tiempo. Lo óptimo es realizar una rutina de pesas y cardio la mayoría de los días de la semana en conjunto con un plan alimenticio balanceado que induzca una perdida de peso de 2-4 libras semanales.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo